martes, 4 de febrero de 2014

LLUEVE







Mis ilusiones se ven reflejadas en el cristal que moja la lluvia y esas gotas me recuerdan lo que tu calor salvaría de mi soledad.
No soy valiente y mi cobardía me pasa factura: no puedo volver a pedirte que vuelvas a salvarme de este modo de vivir… o de morir.
Sin ti mis días son hojas en blanco y ya no me hablan de ti, sólo mantienen escrito el recuerdo doloroso de unos besos que ya no están y los de un amor que ya no es.
Sigue lloviendo y las gotas me arañan el corazón y soy consciente de que ya no vendrán tus labios a curar mis heridas.
Necesito que la lluvia me devuelva todo lo que te llevaste pero ella, insistente y tozuda, sólo salpica mis cristales.


2 comentarios:

Xarnego dijo...

Corres el riesgo de mojarte,
abre la ventana y salpica la piel de tu cara,
veras y sentiras un sin fin de sensaciones.

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSeshatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Tu lluvia me ha hecho llorar. ¡Ojalá me vuelvan a salir algún día las palabras! Echo de menos todo esto. Un besazo, guapa.