martes, 3 de abril de 2012

JUEGO DE ENAMORADOS



Perlas encendidas que decoran una noche cualquiera, rodeados del aire furtivo que enreda colores, los enamorados juegan a robarse besos.
Bajo la complicidad de las estrellas, las caricias le han tomado prestado al sol la calidez de sus rayos y ahora es la piel la que despide reflejos dorados.
¿Quién le ha concedido la timidez al parpadeo de la luz?
El sonrojo de unas mejillas queda oculto entre la penumbra y la osadía se hace muchacho para arrancar promesas que florezcan con la luz del día.
¿Quién ha cubierto la noche con calidez prestada?
La eternidad se acurruca entre susurros y huye de la prisa por crecer, para detenerse en el silencio de unos labios que aprenden a besar y no saben pensar en el mañana.
¿Quién ha parado el tiempo?