DE REGRESO




Traigo los ojos llenos de mares dorados que se secan al sol, de frondosidades verdes en cuya sombra se esconde el viento y de montañas erigidas como espectadoras de la historia.
Mi mundo se ha convertido en una burbuja azul a la que la gravedad no puede alcanzar.
El cansancio de mi cuerpo se limita a mis zapatos y la maleta aguardará en su rincón para volver a equiparse de sueños.
Todo lo observado se tornará del color de la tinta. Todo lo vivido se dibujará en el recuerdo.
Letras para un verano y más… y en la memoria, la sensación de un sueño menos.

Comentarios

Charlie P. Raven ha dicho que…
Me encantan tus palabras