SIGO ESPERANDO


El tiempo esclaviza mis suspiros para enredarlos entre los minutos que acompasan la espera.
La incertidumbre se abre ante mi paciencia con el rostro de un vacío insondable, un agujero negro que pesa sobre la ausencia de certezas que alumbren la oscuridad que me rodea.
Los segundos se encadenan para asfixiar mis sentidos, para contabilizar esperanzas que sólo me serán reveladas  en el último instante.
Agotaré mi último aliento a la espera de todas las respuestas que nunca me fueron regaladas, con los labios entumecidos por las preguntas que nunca me atreví a realizar… sin tiempo, sin nada que esperar, sin minutos que gastar en una espera inútil.

Comentarios

Sara ha dicho que…
Estoy empanada... Leo tu texto y es como si lo hubiese leído antes... ¿Es reciclaje literario? ¿Puede ser que tan sólo me suene la imagen y no el texto? ¿Padezco de Alzheimer precoz? Teniendo en cuenta que ayer carbonicé las lentejas por segunda vez en dos semanas todo puede ser... ¡¡Ilumíname anda!! jajajajaja
Angelical ha dicho que…
El texto es nuevo, iluminada jajjajaja te suena la foto porque la usé en un relato de Yandros para TL.

PD; cambia de menú y deja de poner lentejas jajajjajaja
Sara ha dicho que…
Ya decía yo que había tenido un dèjá vu jajjaja.

Lo estoy pensando seriamente, lo de no volver a hacer lentejas... para tener que hacerlas siempre por duplicado... me sale más rentable ir a comerlas fuera jajajajajaa
Ninguna espera es en vano si queremos lograr aquello que estamos esperando con toda la fuerza que somos capaces de sacar de nosotros.

Mucha melancolía se desprende de tus palabras... Un beso ^^