DESPEDIDA




Convirtió su despedida
en un pacto de silencio entre los dos.
Sacó a pasear el perdón y lo acompañó
de la paciencia que a mí me había faltado.
El adiós se convirtió en un rincón
donde guardar el daño que me había permitido hacerle.
Su voz no estaba adornada con reproches
y en sus ojos brillaba la misma dulzura de siempre.
Refugiado en lo inevitable,
me brindó una última sonrisa y se alejó.
No vi rencor en su mirada,
sólo la convicción de no poder alcanzar un sueño
mezclada con la felicidad de haberlo rozado.


Comentarios

Ardid ha dicho que…
Triste pero muy bonita. Buena poesía. Besos.
Sam ha dicho que…
k susto!! crei k t ibas con la huelga!!!

me ha encantado. 1besote!
Angelical ha dicho que…
¿Aónde iba a ir? bueno, vale, hay mil sitios jajjaj pero echaría de menos mi mundo... y el vuestro XDDDD
Sam ha dicho que…
a saber!! con las ganas k e tenido yo mas d 1vez d pasar d mi blog... x cierto, k tngo esto aki horriblemente encuadernado esperando k tengas 1hueco cualkier tarde d estas!