domingo, 7 de marzo de 2010

TODA UNA VIDA


Recomponiendo dudas ajenas.

Recordando errores pasados.

Interviniendo en palabras dichas.

Amando verdades a medias.

Rimando poemas perdidos.

Durmiendo en ángulos olvidados.

Brindando abrazos sin brillo.

Sorprendiendo miradas vacías.

Aprendiendo de lo vivido.

Olvidando lo soñado.

Viviendo por lo matado.

Muriendo por todo lo amado.

1 comentario:

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Nunca olvides tus sueños... renace de ellos... no hay cosa más triste que abandonar los sueños... sacude el polvo que roso tu piel e inicia una vez desde lo aprendido....

JALE