lunes, 15 de febrero de 2010

LA MUSA


Ella engalana el ego ejerciendo esa elocuencia eterna, encerrando el esplín emanado en este envés etéreo.
Encierro efectivo, enigma entre errores, elemento efímero entre eclipses ebrios en ebullición.
Ella es elegancia, elevación.
Ella está encima, ergo, es élite encendida... elevada.
Es efigie ensortijada, eco estruendoso, eje esencial.
Ella es ese estímulo extraordinario en el empeñado escribiente.

2 comentarios:

Emma dijo...

Mi musa soy yo misma y casi siempre mis vivencias. Ahora estoy en horas bajas. Cosa pasajera, espero.
Besitos, Angelical ^^

Atis dijo...

"Enigma entre errores", preciosa definición... y es que como explicar a "esa" que viene caprichosamente y se acomoda en el alma para unirse a uno/a.

Besos