viernes, 30 de octubre de 2009

UN TIPO LISTO


Eres un tipo listo, sí. Te has convertido en un buen partido.

La esencia de los deseos te perfuma tenuemente y ejerce una atracción que no pueden controlar sus sentidos.

Eres un tipo listo, sí. Irresistible para quien te mira, indiferente ante los que te ven. Una falsa imagen que nadie ha sabido descifrar. ¿Nadie?

Eres un tipo listo, sí. ¿Pero lo sabe alguien más?

viernes, 23 de octubre de 2009

VERSOS OCRES



El cambio de colores que originas
presta calidez a mis días,
añoranza del fuego de hogar
que impregna de fe mi rima.

Mis versos se tiñen de ocre
para asemejarse a tus hojas,
esas que dejarás caer
para que un soplo las recoja.

Bajo el viento de tu reinado
el cielo anuncia tormenta,
olor a castañas asadas
y tiempo de lecturas lentas.

Refugiados tras los cristales
hoy te ofrecen pleitesía
mis latidos y mis letras.
Digan lo que digan, no eres Otoño.
Tu nombre me sabe a poema.

jueves, 15 de octubre de 2009

UNA NUBE SUSPENDIDA


La imagen de una nube suspendida hace que mi imaginación vuele rodeando a lo azul celeste de un recuerdo.

Me confundo en lo absurdo de unos juegos infantiles, en el sinsentido de una risa entre lágrimas, en lo dulce de un caramelo compartido, en la complicidad de una travesura a medias.

Cuando el viento empuja a la nube suspendida, mi pensamiento salta de nuevo a mi cuerpo y la añoranza de la niña que fui se instala en la comisura de mis labios para acariciarme la sonrisa.

En el fondo siempre ha estado allí, adormilada en el fondo de mi mirada, acurrucada entre mis latidos de mujer adulta y cuando la madurez le da un respiro, ella vuela hasta la nube suspendida y espera con paciencia a que yo detenga el mundo para prestarle atención a sus juegos olvidados de naturalidad e inocencia.

Cuando necesito parar, la imagen de una nube suspendida es todo lo que me hace falta.

lunes, 5 de octubre de 2009

DISCORDANTE


Amanece sobre el terciopelo de tu piel
y el mundo cambia sus colores:

el negro del miedo, el rojo del dolor,
el blanco de la duda y el
amarillo de la hiel.

La tierra se convierte en un lugar desierto,
es la misma solitud que cubre tu cuerpo.

Armo palabras que intentan llegar a ti,
formo una canción que no pierda su eco
pero te miro y tú callas,
te desvaneces en los nuevos colores.
Tú duermes. Yo amanezco.

jueves, 1 de octubre de 2009

CUENTO CORTO, O MORALEJA LARGA, PARA ADOLESCENTES


Hay un visitante entrometido que llega sin invitación, en realidad no hace falta llamarlo.
Apáñatelas como puedas porque es el invitado sorpresa que hace de tu vida una fiesta y le pone a todo la chispa, el que hace que te sientas protagonista, por mucho que intentes pasar desapercibida.
Trae un documento firmado por el destino que le da carta blanca para entrar en tu corazón y hacerlo bailar al ritmo que él decida.
En el reverso hay una nota para ti, séllala con una mirada de complicidad y él se encargará de convertir en realidad los sueños que solo creíste posibles en los cuentos de hadas.
De su mano, sus ojos serán los de un príncipe azul, su sonrisa la del héroe que viene a salvarte, pero cuidado, porque en este cuento también existen los dragones que quieren aplastar el reino y brujas que, sin ser invitadas, llegan a la fiesta y quieren bailar con tu príncipe.
Tu ilusión hará que el hechizo siga vivo.
Pero siempre, ante todo y ante todos, sé tu misma y triunfarás en cada fiesta o en cada cuento que te prepare el destino.


Este texto ha sido seleccionado para su publicación en el libro "Más cuentos para sonreir" de la editoral Hipálage.