sábado, 14 de noviembre de 2009

SUEÑOS



Tuve un sueño de lágrimas silenciosas y vuelos sin alas.

Soñé con una historia eterna, distinta, otra historia que nunca fue la mía.

Tuve un sueño en el que enloquecía de nuevo sintiéndome sola. En el que las sombras venían a velar mi cama, a acompañar mis desvaríos nocturnos.

Soñé que caminaba por calles que escapaban a mis pies, con miradas que huían de mis ojos, con un espejo sin imagen reflejada.

Tuve un sueño al que debo todas mis noches en vela, todas mis horas de ahogarme en el vacío, todas las ganas de aferrarme a mi realidad.


2 comentarios:

Eva Batista López dijo...

Espero no tener un sueño de esos; aunque se te ha sido tan inspirador, me alegro.

Nos seguimos leyendo!
Un abrazo!

*Pil*

Xarnego dijo...

¿Que seria el mundo sin sueños?
¿Que seria mi alma si esperanza?
Son los sueños la única realidad
que mueve nuestros mundos.

Me gusta leerte.