DESPEDIDA



Convirtió su despedida
en un pacto de silencio entre los dos.
Sacó a pasear el perdón y lo acompañó
de la paciencia que a mí me había faltado.
El adiós se convirtió en un rincón
donde guardar el daño que me había permitido hacerle.
Su voz no estaba adornada con reproches
y en sus ojos brillaba la misma dulzura de siempre.
Refugiado en lo inevitable,
me brindó una última sonrisa y se alejó.
No vi rencor en su mirada,
sólo la convicción de no poder alcanzar un sueño
mezclada con la felicidad de haberlo rozado.

Comentarios

Superchoco ha dicho que…
Por lo menos hubo felicidad. Siempre pensando en optimista.
Pudo haber sido...ya, pero quien sabe si mejor así.
Supersaludos.
Enlazada en mi casa. No sé como pude olvidarme. Ya sabes siempre hay algo que se te olvida en la mudanza.
Angelical ha dicho que…
jajajaj en todas las mudanzas hay una caja que se pierde... me alegro de no haber sido yo XDD
Gracias por las risas.
Xarnego ha dicho que…
Tienes mucha razón el lo de perder siempre algo en la mudanza.
Pero nunca se olvida lo perdido,
en todo caso se se vuelve a veces invisible lo que tenemos.

Te leo.
Emma ha dicho que…
Angelical, pero qué bonitoooooo.....!
Se pueden "decir" tantas cosas sin pronunciar palabra...

Yo soy de las que pagan con la cara, o eso dicen, pero como no me la veis jejeje :P

Te dejo miles de besitos preciosa.
Onminayas ha dicho que…
Idílico, Angelical, idílico... Y maestría en la composición hasta bordar el final.

Pero me niego a creer que no exista una continuación. El derrotero que debe tomar cada barco lo dejo en tus cartas de navegación.

Un saludo.