miércoles, 20 de mayo de 2009

SUEÑOS OLVIDADOS


Nadie sabe en qué noche oscura de Octubre solitario,
de fatigados duendes que ya no ocurren
puede inmolarse la perdida infancia
junto a recuerdos que se están haciendo.
Nadie sabe en qué altar imaginario
se ofrendan los sueños de la niñez
para olvidarse, como la primera caricia,
para añorarlos a medida que se va creciendo.
Nadie pregunta por lo extraordinario
de las risas ocultas en los rincones,
de la curiosidad que no se sacia,
de todas las ilusiones que se van cumpliendo.
Nadie recuerda el instinto primario,
el niño que fuimos ayer...
Los sueños infantiles se hacen conciencia
y se ocultan bajo la piel que se va arrugando.
Nadie sabe que no importa en qué mes solitario
quedarán olvidados todos nuestros duendes
inmolados por la falta de fantasía
que abandonamos al ir creciendo.


*Con tu permiso, Mario... estés en la "estación" que estés.

5 comentarios:

Emma dijo...

Bendita infancia. Maravillosa ingenuidad. Grandiosa imaginación.Angelical, pásate por mi blog y me dices qué te parece lo que encontrarás.

Sitos ;)

Eva Batista López dijo...

Vaya, más que precioso Jane; creo que de lo que he leído por aquí el mejor.

Nos leemos!! (por cierto, me ha tocado votar par de relatos tuyos en el concursooo.. jejejee :-P )

Angelical dijo...

jajjaj pues menos mal que no mandé el de "La ventana azul" jajja lo ibas a acabar aborreciendo jajajajja

Eva Batista López dijo...

Qué va mujer! Si estaba muy bien, además no me canso de leer cosas tuyas, y ese en particular mucho menos, q cada vez que lo leo tiene más encanto.

jeje Un besito *Pil*

Virginia Vadillo dijo...

Yo de mayor me pido ser niña... =)