domingo, 5 de abril de 2009

ME PERDÍ


Me perdí buscando las sonrisas que se cayeron en el camino hacia tu boca.
Me desorientó la torpeza que encontré en tus caricias, en tu forma de hacerme sentir la piel.
Acabé distraída con errores que nunca debiste cometer y que pintaron el cielo de gris.
Tomé el atajo equivocado al escuchar palabras que formaban ecos de encrucijadas entre mis sueños y la realidad.
Me perdí pensando que el corazón era buen consejero ante la mentira.
Me perdí en el camino de unos sueños que ahora flotan sobre mí para recordarme el terreno por el que piso.

4 comentarios:

Xarnego dijo...

¿No has sabido vivir un sueño?
Cuando es tan sesillo:
hay que rehusarlo.
---
He leído tu sueño,
y releeré otros que escribas.

Emma dijo...

Ante la mentira no hay buenos ni malos consejeros, Angelical.
Un abrazo.

Versus Die dijo...

Cuántas veces nos perdeos!! lo importante es volver a encontrar el camino bueno ^^ aunque perderse también es útil a veces :-)
un besazo

Noray dijo...

A veces, la vida se nos presenta como un terrible laberinto que tenemos que cruzar para vencer al Minotauro. Otras veces, el laberinto lo tenemos en nuestro interior y no nos atrevemos a cruzarlo.

Un saludo