LA NADA



. . . y ahora llega la nada.

Me envuelvo en sábanas de puntos suspensivos

y la nada me observa silenciosa desde el techo.

Cuelga hecha jirones de las aspas del ventilador.

Me desafía en ausencia de sonido,

en ausencia de todo lo que pueda estimular los sentidos,

y yo sólo anhelo recuperar mi mirada,

la que siempre tuve,

la que antes podía atravesarla y mirar a través de ella.

La nada me observa.

Es una fusión de todos mis silencios, mis errores

y el hueco que dejaron en mí todas las cosas ante las que me rendí.

Ella cuelga sobre mi cama para recordarme,

de una forma cruel, todos los sueños que he ido olvidando.

Comentarios

Pato´s ha dicho que…
nunca pierdas tus sueños,lucha por hacerlos realidad!!

que tengas un lindo finde!!

besitoss Amiga..